Nuestra Historia

En 1993, cuando la industria de factoring local recién comenzaba a formarse, los principales accionistas del entonces Banco BHIF -los grupos Said y Massu- constituyeron una de las primeras empresas de esta herramienta financiera en el país, bajo la razón social de Bifactoring. En 1996, la compañía amplió su oferta de productos exitosamente con la incursión en factoring internacional, siendo líder en este servicio; y, a su vez, impulsó la formación de la Asociación Chilena de Empresas de Factoring A.G. (ACHEF) de la cual es miembro hasta hoy.

 

En 1999 adoptó el nombre de Factorline S.A. y en 2002 se inscribió en el Registro de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), hoy CMF, acogiéndose a la normativa establecida por esta institución. En octubre del mismo año, Factorline fue la primera empresa en registrar una línea de Efectos de Comercio por $7.000 millones.

 

En 2005, la firma amplió la oferta de productos e inauguró la División Automotriz, junto a la primera Corredora de Bolsa de Productos. Dos años después se creó la División de Leasing y emitió por primera vez un bono en el mercado local. Ese mismo año el Grupo Massu adquirió la participación del grupo Said, transformándose en controlador de la compañía. Adicionalmente ingresó a la propiedad, a través de un aumento de capital, International Finance Corporation (IFC), brazo financiero del Banco Mundial, con un 17%, permaneciendo en la compañía hasta 2012.

 

Para seguir expandiendo sus servicios, en 2010 se adquirió la propiedad de Gestora Tanner SpA, dueña de Tanner y Cía Corredores de Bolsa, fundada en 1924 por el ciudadano inglés Herbert J. Tanner y Don Benjamín Villaseca, participando desde entonces como miembro de la Bolsa de Comercio de Santiago. Como una forma de aprovechar la trayectoria, tradición y reconocimiento de la marca Tanner, en el 2011 Factorline tomó el nombre de Tanner Servicios Financieros, consolidándose como la mayor institución crediticia no bancaria de Chile, con una posición de liderazgo en el segmento de pequeñas y medianas empresas.

 

Para robustecer la oferta de productos, se creó Tanner Corredora de Seguros, con el objetivo de atender la cartera de créditos automotrices, para ofrecer seguros al creciente número de clientes que se atiende con nosotros.

 

En 2012 logramos ser la primera entidad financiera no bancaria con Investment Grade en Latinoamérica (BBB-), por parte de las clasificadoras Standard & Poor´s y Fitch Ratings, previo a la colocación de un bono internacional 144-A por US$ 250 millones en marzo de 2013.

 

En octubre del mismo año, se realizó un aumento de capital por US$ 200 millones a través del cual ingresa a la propiedad de Tanner, con un 27%, The Capital Group, inyectando a la sociedad todo su conocimiento en el ámbito de las mejores prácticas de gobierno corporativo.

 

En enero de 2017, con el ánimo de seguir innovando en su oferta de productos, inicia actividades la filial Tanner Asset Management, con el objetivo de distribuir fondos de terceros.

 

En el 2018, Tanner Servicios Financieros S.A. incrementa su clasificación de riesgo local desde “A+” hasta “AA-“ por parte de las clasificadoras de riesgo Humphreys y Standard & Poor´s ambas con perspectiva estable, esto producto de los resultados demostrados por la compañía y el saludable crecimiento de su cartera de créditos.

 

Desde sus inicios, hace más de 25 años, Tanner cuenta con una sólida trayectoria en la industria financiera, lo que le ha permitido innovar en las fuentes de financiamiento, explorando tempranamente créditos con la Corporación Interamericana de Inversiones (CII) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el International Finance Corporation (IFC) y Deutsche Investitions-und Entwicklungsgesellschaft (DEG). A su vez, entre las empresas financieras no bancarias, fue pionera en emitir bonos en Chile (el primero en 2007), EEUU (2013) y Suiza (2015, 2016 y 2019).